Qué es la Educación Biocéntrica?

¿Que es la Educación Biocéntrica?

La educación biocéntrica es una concepción completamente diferente de la que han planteado los grandes pensadores de la educación en occidente, que es el principio antropocéntrico (el hombre es el centro del universo). Parte de un nuevo paradigma de las ciencias humanas, que es el principio biocéntrico, «la vida al centro».

La educación biocéntrica tiene como prioridad el desarrollo de pautas internas para vivir y la reeducación afectiva. No se descalifica la formación intelectual o tecnológica, pero es indispensable estimular, además y sobretodo, los potenciales genéticos que constituyen la estructura básica de la identidad y la conexión con la vida.

Por ello, toda la metodología debe estar orientada hacia la conexión con la vida. La imagen del ser humano propuesta por la educación biocéntrica es la del ser relacional, ecológico y cósmico. 

La materia de la educación biocéntrica es la vida. Es indispensable, en nuestra cultura, recuperar el sentimiento de sacralidad de la vida y el goce de vivir.

El desarrollo de la afectividad, de la percepción ampliada y de la expansión de la conciencia ética deben tener prioridad absoluta. La educación biocéntrica utiliza como mediación el Sistema Biodanza, a través del cual se expresan e incrementan los potenciales genéticos de vitalidad, sexualidad, creatividad, afectividad y trascendencia.

Sus fines son:

  • Cultivo de la afectividad: aumenta la solidaridad, los vínculos de amistad, el feed-back y la empatía, ayudando a superar toda discriminación social, racial o religiosa.
  • Toma de contacto con la propia identidad y fuerza: ayuda al desafío personal de hacer frente a las dificultades y al coraje para defender sus puntos de vista.
  • Cultivo de la expresividad y la comunicación: expresar las emociones a través de la danza y del diálogo, fomenta la creatividad artística, poética, músical y plástica; desarrolla la expresión verbal y la comunicación.
  • Desarrollo de la sensibilidad cenestésica (percepción del propio cuerpo) y la destreza motora: aumenta la fluidez, coordinación, sinergismo y eutonía.
  • Fomento del aprendizaje vivencial mediante talleres, contacto con la naturaleza (geología, botánica, zoología y astronomía).
  • Desarrollo de la conciencia ecológica: excursiones al mar y a la montaña; percepción de la naturaleza con los cinco sentidos y búsqueda del nido ecológico.
  • Desarrollo y ampliación de la percepción musical y de obras de arte: percepción con los cinco sentidos de situaciones humanas.
  • Expansión de la conciencia ética.

La educación biocéntrica se fundamenta en el paradigma de las ciencias humanas: el principio biocéntrico.

Este sistema utiliza la conjunción de músicamovimiento-vivencia como estructura metodológica. La Biodanza propone el vínculo y las relaciones humanas como base para superar el individualismo. Los fines últimos de la educación biocéntrica son el goce de vivir y el amor.

El término educación biocéntrica alude al conjunto de todos los procedimientos que puedan estimular, en el niño y en el adulto, el ciclo de los instintos: reforzar el instinto para la selección de los alimentos en relación con las necesidades orgánicas profundas y saborearlos, disfrutando el placer de comer; estimular la capacidad de lucha y defensa a través de juegos de combate; estimular la sexualidad natural a través del contacto y de las caricias; desarrollar el placer cenestésico del movimiento mediante ejercicios de armonía, fluidez y natación orgánica; activar la expresión afectiva y creadora mediante el canto, coros ancestrales, el uso de colores y el dibujo. Estos procedimientos se fortalecen al ser practicados con la participación de la familia, incluyendo a los abuelos, dando al espacio educativo la forma de una ‘escuela universo’.

  • El principio biocéntrico pone su prioridad absoluta en las acciones que permiten la conservación y evolución de la vida. Estimula la expresión de los instintos y el desenvolvimiento afectivo a través de las protovivencias (las que tiene el niño vientre materno y los seis primeros meses de vida) y las vivencias integradoras.

  • Metodológicamente utiliza al Sistema Biodanza como mediación entre la educación tradicional y la propuesta biocéntrica. Significa incorporar nuevos contenidos programáticos a la práctica educativa y a la metodología. La educación biocéntrica no se plantea como un complemento, sino como componente esencial del proceso educativo.

La Biodanza estimula la expresión de la identidad y desarrolla los potenciales de vitalidad, sexualidad, creatividad, afectividad y trascendencia. Utiliza ejercicios, danzas y situaciones de encuentro en grupo, usando como instrumento la música, el movimiento y la vivencia.

Los factores ambientales constituyen los ecofactores de integración con la naturaleza y con el semejante. Éstos se organizan en torno al amor por el semejante, a la naturaleza y a la sacralidad de la vida.

Comentarios cerrados.